La transición hacia el cambio con el Coaching

Hay cosas que no queremos que ocurran pero que tenemos que aceptar; cosas que no queremos saber, pero que tenemos que aprender; gente sin la que no podemos vivir pero a la que tenemos que dejar marchar. Y para algunas cosas solo podemos estar listos después de que ya hayan pasado.

Prepararse para el cambio

El cambio puede ser repentino, pero también una situación previsible en mayor o menor medida. Te mudas a una nueva ciudad, acabas de experimentar una pérdida muy importante, estás pasando por un proceso de divorcio, pierdes tu trabajo, comienzas a trabajar en una nueva oficina, empieza tu vida como jubilado… En cualquier caso, cada situación implica un cambio de etapa, un final con el que se inicia algo nuevo.

Si podemos prever ese cambio, muchas veces decidimos centrarnos en ese evento futuro y nos preparamos hasta su llegada. Programamos ciertos rituales y utilizamos herramientas que nos ayudan a crear una estrategia para desarrollar una transición adecuada hacia la nueva etapa.

La transición de un estado a otro está implícita en el proceso del cambio. Durante el proceso de transición, dejamos ir lo anterior, todo aquello que forma parte del pasado y que no parece ser útil de cara al futuro…, y nos centramos en construir una nueva historia que iremos labrando poco a poco.

Podría decirse que tratamos de adquirir una nueva identidad para internalizar esos cambios, mantenerlos y mejorar con ellos.

Pero a veces, nos olvidamos de que nuestra verdadera identidad, nuestra personalidad, es la forma más poderosa de organización que tiene la mente humana. Es a lo que volvemos sin que nos importen los nuevos comportamientos que nosotros mismos nos imponemos. Solo cambiamos a medida que sumamos las experiencias vividas en las nuevas situaciones.

Es entonces cuando podemos hablar de desarrollar la transición de nuestra historia de forma coherente, ya que nos reafirmamos en el presente y tratamos de prever el futuro según nuestra propia forma de ser.

La habilidad para entender tanto las dinámicas del cambio como de la transición y convertirlas en una historia con significado son esenciales para tener éxito en esa situación que está por venir. Un puente estratégicamente enlazado entre nuestro pasado y el presente nos asegura un pasaje exitoso hacia un futuro que no importa que sea incierto.

El coaching, un apoyo seguro

El coaching, en estos casos, funciona como un punto de apoyo en esa transición: ayuda a entender las dinámicas que debes adoptar frente al cambio, te muestra cómo desarrollar los diferentes estados y cómo seguir los pasos adecuados para conseguir lo que quieres.

El Coaching es ese apoyo que hace que los nuevos inicios sean posibles.

Fuente del artículo

Contenido recomendado

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.