pildora coaching para emprendedores

PÍLDORA 4: MOTORES Y FRENOS

¿Cuáles son los motores que hacen que una persona ponga en marcha un proyecto?

  • El deseo
  • La necesidad
  • La creatividad
  • El optimismo

¿Cuáles son algunos de los frenos que paran ese movimiento?

  • El perfeccionismo
  • El miedo a equivocarse
  • Los pensamientos tóxicos

Tenemos en cuenta que contamos con las competencias para llevar a cabo ese proyecto que hemos ideado y que hemos hecho ya un mínimo estudio de mercado…

Motores que ponen en marcha un proyecto

El deseo: cuando queremos vehementemente obtener algo y disfrutar de ello.

La necesidad: es un acicate para ponerse en marcha. La necesidad puede ser económica o de realización personal (por ejemplo: querer ser su propio jefe).

La creatividad es el afán de superación por conseguir “imposibles”.

Según el neurocientífico, Facundo Manes: “…Para ser creativo hay que estar preparado, pensar obsesivamente en lo que se quiere crear, estar un poco loco (aunque no demasiado), entender el problema de manera simple (muchas veces queremos hacerlo “inteligentemente” y todo suele ser más sencillo), ser valiente, estar dispuesto a equivocarse (como hicieron Galileo y Steve Jobs, es útil estar equivocado para luego estar en lo correcto) y, finalmente, tener momentos de relax”.

 A menudo se piensa que la creatividad está circunscrita al arte y, sin embargo, se puede ser creativo en todos los ámbitos de la vida: moda, publicidad, gastronomía, diseño, educación, informática, tecnología…

La creatividad es uno de los mayores recursos para las economías, ya que la principal riqueza de un país es su capital humano, un bien renovable cuyo viento de cola es la motivación.

El optimismo es un factor de protección cerebral importante. Teniendo en cuenta que los pensamientos nos pertenecen, podemos cambiar los negativos, que nos paralizan, por otros que no lo sean y que nos permiten avanzar.

Frenos que pueden ralentizar un proyecto de emprendimiento

El perfeccionismo frena el aprendizaje y la creatividad. La idea de “tengo que ser el mejor” suele ser un freno, pues, como veo  que no voy a ser el mejor, abandono…, y voy dejando proyectos inacabados en el camino.

Ser perfecto tiene luces pero también tiene muchas sombras.

Luces de un perfeccionista:

– responsable

– trabajador ideal

– detallista

– tiene una imagen física siempre cuidada (el coche y los zapatos impecables)

– organizado

Sin embargo, con el coaching nos vamos a ocupar sobre todo de las “sombras”, aquellas que pueden frenar un  proyecto de emprendimiento.

Sombras de un perfeccionista:

– Da y pide mucha información (lo que le hace perder mucho tiempo).

– Es exhaustivo (que no piensen que no sabe)

– No sabe delegar: “Mejor que yo no lo va a hacer nadie”

– Controla y supervisa todo (esto dificulta el trabajo en equipo)

– Magnifica las cosas pequeñas

– Ve la equivocación como un drama o un fracaso (lo que le impide ser creativo)

– Adicto al trabajo

– Suele confundir el quiero con el puedo/debo

– Tiene dificultad con el compromiso,

– Esclavo de las rutinas y  las normas

Algunas consecuencias graves del perfeccionismo a la hora de emprender:

La procrastinación en la toma de decisiones: duda constantemente de cuál será la mejor y pierde mucho tiempo en decidirse, deja para mañana.

En la próxima “Pildora” trataremos el miedo a equivocarse y los pensamientos tóxicos. También puedes consultar las anteriores píldoras de coaching para saber cómo guiar tu proyecto de emprendimiento.

O si lo prefieres, ponte en contacto y descubre todo lo que el coaching puede hacer por ti.

Contenido recomendado

No Comments

Post A Comment

*